Adelaida

Miniatura blog

VÍDEO

Audio

Adelaida Guasch Podcast

Texto

La historia de Adelaida es un continuo caminar hacia adelante, aunque marcado por mil y un momentos en los que mucha gente hubiera dejado de andar. Lo que más me gusta, es que es una historia que “acaba” bien y que está llena de optimismo por todos los lados. Probablemente, gracias a que el combustible de Adelaida para no abandonar, ha sido esa manía que tenemos algunas  personas de cuestionárnoslo todo. De convertir un “no puedes” en la mejor motivación. Gasolina para el alma.

De todos los momentos vividos por Adelaida diseñados para arrancar sonrisas, ha sabido sacar enseñanzas, convertirlas en poesía y crear un libro llamado “Locuras Intensivas”, que define perfectamente lo que hay dentro. Como ella misma dice: “La poesía me cura. Del dolor se puede hacer algo bonito” y yo creo que es una cura contagiosa.

Empezó a escribir de casualidad. Fue de casualidad también el decidirse a crear su página en Facebook, donde compartía cada pedazo de ella en forma de poema, hasta que poco a poco, decidió dar el salto a Instagram,  con una cuenta que ya atesora más de 12 mil seguidores que disfrutan de su escritura.  La mayoría de ellxs, jóvenes.

Su historia personal es digna de ser contada. En ella tienen su hueco protagonistas nada deseados como la homofobia, la anorexia o la bulimia. Temas que son, hoy en día tabú, pero de los que Adelaida habla sin ningún tipo de tapujos, siempre con un mensaje muy claro: “no te lo creas cuando te digan que no puedes”. A ella le adjudicaron todo tipo de diagnósticos, con resultados tan duros como que no iba a ser capaz de trabajar nunca, que iba a depender de fármacos de por vida o que, directamente “no tenía solución”. Ninguno de estos diagnósticos se hizo hueco en su vida. Todos se los cuestionó y , directamente, no se creyó nada.

Yo, personalmente, después de haber hecho esta entrevista, creo que la única enfermedad que tiene Adelaida Guasch, son unas ganas absolutamente brutales de vivir. Así que espero que no se cure nunca.