Bea (Perra de Satán)

VÍDEO

AUDIO

Bea Cepeda (Perra de Satán) Podcast

Texto

Si de repente os pregunto quién es Bea Cepeda, quizá os quedéis un poco descolocadxs. Pero si os hablo de Perra de Satán, probablemente os vaya sonando más. Sobre todo si tenéis Twitter.

Durante 12 años, este ha sido (y es) su álter ego en las redes sociales. Un personaje que fue creado como una exageración de sí misma para poder decir lo que le diera la gana y hasta –que nadie se ofenda- cagarse en dios si hacía falta: “Perra de Satán tiene su propio punto de vista y su propia voz y me permite expresar a través de ella ciertas cosas”. Cosas que hace 12 años y viviendo en una ciudad pequeña y conservadora como Zamora, eran complicadas de “soltar” al mundo.

El toque de Satán no es casualidad, sino que nace desde la dulce venganza contra una educación y un contexto católico intensito en el que Bea creció: “En el colegio en el que estudié y en los ambientes en los que me moví en Zamora yo me había sentido muchas veces como una persona monstruosa. Porque pensaba cosas que estaban mal o quería cosas que no podía tener.”

Una sensación de falta de libertad que se prolongó hasta que Bea rompió con todo y decidió empezar el camino que realmente le hacía feliz, reivindicando el modelo de persona que le representaba.

Esto suena muy bien, pero desviarse de los planes que tus padres tienen preparados para ti, en una ciudad pequeña y tradicional y saltándote las convicciones sociales, no es en absoluto fácil. Para no dejarse frenar por todas esas barreras, siempre ha tenido muy claro su motor: no paralizarse por el miedo a la hora de cumplir sus sueños. Y eso ha ido haciendo.

En todo este proceso, las RRSS han tenido mucho que ver, siendo el espacio donde, a través de Perra de Satán, ella se expresaba sin ningún tipo de autocensura o miramientos. Un espacio que también ha ido cambiando a medida que los años han avanzado: “Lo peor que le ha pasado a Twitter es la literalidad. A mí me gusta haber creado ese juego de que con Perra de Satán nunca sabes lo que es verdad y lo que es mentira.”

De las redes sociales, Bea también destaca positivamente el poder que nos dan para mostrar la imagen que queremos, aunque este poder tenga una doble cara: “En las RRSS tú eres el primer filtro y puedes querer engañar a la gente. Puedes hacer creer a la gente que tienes más dinero del que tienes, que llevas una vida más feliz de la que llevas…puedes crear la imagen que vas a proyectar. Te puedes llegar a creer lo que pasa en las RRSS y convertirte en la persona más frustrada del mundo” Porque no nos engañemos, en el mundo virtual del postureo ni mucho menos es oro todo lo que reluce. Encontramos partes que no son tan bonitas. ¿Un claro ejemplo? Muy sencillo: feminismo y redes.

Porque en el instante que sacamos este tema y hablamos de feminismo y redes, es fácil apreciar en la cara de Bea la pereza profunda de quien se pasa el día batallando contra señoros por el mero hecho de declararse feminista: “Ser feminista en las redes hoy en día es estar preparada para tener más paciencia que un santo. Te consume la cabeza. Es un acto de valentía absoluta” Aunque, a pesar de lo negativo, ella tiene clara la fórmula para sobrevivir a la lluvia de violencia digital que sufre alguien que abraza abiertamente el feminismo: aguantar y seguir hacia adelante.

De manera personal, yo sé que esa tarea la llevará a cabo de manera sencilla. Porque no hace falta coincidir muchas veces con ella para darse cuenta de que es una persona que irradia lucha, ganas y fuerza para conseguir lo que se proponga. Si Perra de Satán mola, Bea mucho más.