Raquel

VÍDEO

AUDIO

Raquel Ferrando Podcast

Texto

Raquel Ferrando se define como “una mujer que está intentando descubrirse a sí misma constantemente”. En presente continuo. Un trabajo que nunca termina. Ella es de esas personas que cree en sus ideas y sueños, e intenta llevarlos a cabo aunque el viento le sople de cara. Para muestra, los dos proyectos que me llevaron hasta ella: “Última Parada: Libertad” y “¿Qué será de mí?”.

El primero, aborda la crisis humanitaria de refugiados de la guerra de Siria –elaborado junto a Alicia Petrashova- y el segundo, trata sobre crecimiento personal y empoderamiento femenino. Ambos, están repletos de valores que forman parte de una “Mujer Tormenta”.

Raquel habla de “Última Parada: Libertad” como un “bofetón que le dejó en el suelo”, pero que también le enseñó cómo podía hacer cosas de las que nunca se hubiese creído capaz. Dicho proyecto, fue el ejemplo material de dos mujeres de 22 años, sacando adelante un sueño grande y complejo, gracias al trabajo y esfuerzo puesto en ello. Avanzando hacia su objetivo, mientras dejaban atrás tópicos, miedos y a una sociedad entera que les preguntaba con asombro una y otra vez: “¿Pero vais a ir vosotras dos solas allí?”.

“Última Parada: Libertad” fue uno de los proyectos más potentes de Raquel, pero también representa el pasado. Es en “¿Qué será de mí?” donde está focalizando la mayor parte de sus energías creadoras actualmente. Una aventura, en la que según explica ella misma, “intenta que las mujeres se sientan seguras en sus inseguridades”. Lo hace desde un punto de partida muy claro y valiente: la deconstrucción de todo lo que socialmente se considera correcto. Pensar en qué quieres. Preguntarte hacia dónde deseas dirigirte para después, poner rumbo a lo elegido.

“¿Qué será de mí” es un proyecto que representa perfectamente la filosofía de vida y los valores de Raquel. Se nota que le hace tremendamente feliz. No obstante, en este tipo de viajes, es fácil adivinar que no todo son luces. Comenzar algo desde cero, fuera del camino establecido, también genera momentos complicados. Como ella afirma, “este proyecto me ha dado la soledad de sentirme incomprendida”. Porque cuando todo el mundo cuestiona el rumbo que estás tomando, a veces hay momentos de duda. Con eso y con todo, como ella misma reconoce, llevarlo a cabo y apostar por ello, merece la pena. Esto lo tiene clarísimo.

Raquel y su proyecto son ejemplos de perseverancia, emprendimiento, entrega y apuesta por un modelo de vida lleno de ideas enriquecedoras. En un mundo donde cada vez se intenta que pensemos menos en nosotrxs mismxs, a veces todo empieza con la pregunta: ¿Qué será de mí? y, a pesar de que sea una cuestión personal de cada cual y difícil de responder, yo me atrevo a decir, que el proyecto de Raquel, será todo un éxito.